Cerrar

Filíu: Las empresas deben normalizar puestos de trabajo en los que se valore la aptitud y actitud, independientemente del género

Entrevistamos a Alicia Filíu, creadora y gerente de Organízate Conmigo

Centro Europeo de Empresas e Innovación de Elche (CEEI - Elche)

Centro Europeo de Empresas e Innovación de Elche (CEEI - Elche)

Publicado el miércoles, 29 de septiembre de 2021 a las 11:48

Mostrar ampliado

Alicia Filiu

Alicia Filiu

El próximo 6 de octubre, celebramos Focus Pyme y Emprendimiento ¿Hablamos de igualdad?. Por este motivo, hemos querido entrevistar a una de las protanistas de este evento, Alicia Filíu, creadoara y gerente de Organízate Conmigo, dedicada desde hace más de 15 años a la atención al cliente y a la gestión administrativa y coordinación en diversos campos (desde recepcionista en un hotel de Albarracín, hasta secretaria en un despacho de abogados de Alicante, pasando por una empresa de transporte y una fábrica de yesos).

Desde 2017 es creadora y gerente de ORGANIZATE CONMIGO, empresa de servicios externos especializada en la atención al cliente y en la organización, dirigida a profesionales, autónomos y pequeños equipos emprendedores.

 

Hola Alicia, ¿qué es Organízate conmigo?

Organízate Conmigo nace con la idea de ayudar a pequeños equipos y profesionales independientes que necesitan una ayuda externa, pero no pueden permitirse la contratación de alguien por el gasto que eso conlleva. Y a la vez, complementar con la ayuda en la organización laboral, como una parte fundamental para la productividad. Con mis servicios ayudo, en esa organización, de varias formas: realizando tareas delegables que son necesarias pero quitan tiempo, enseñando y acompañando en hábitos de organización para ayudar en la gestión del tiempo y aumentar la productividad, y ayudando en la formación e implantación de herramientas para mejorar la organización interna.

 

¿Qué te llevó a poner en marcha un proyecto como Organízate Conmigo, siendo estadista?

Por circunstancias no he tenido la oportunidad de trabajar en puestos de trabajo específicos como Estadística, pero con la carrera creo que aprendí a ser muy ordenada y práctica, mentalmente. Aprendes a “quitar la paja” y centrarte en lo importante. Y eso lo he aplicado en todos los puestos de trabajo en los que he estado, o por lo menos lo he intentado.

Tras quedarme sin mi último trabajo, decido ofrecer por mi cuenta toda la experiencia obtenida durante años, en puestos de trabajo de distintos sectores, casi siempre administrativos, de apoyo a gerencia y de atención al cliente. Supongo que emprender “de mayor” te da esa experiencia y esas tablas que no tienes sin tener experiencia en ningún trabajo previo. En esos puestos, la empatía y la organización son muy importantes.

¿Cómo fue tu proceso de emprendimiento? ¿Qué dificultades encontraste?

Lo recuerdo con pocas dudas, o por lo menos no con dudas de no atreverme. Dudas sanas, de cómo hacerlo, de cómo implantar lo que quería, de qué nombre poner, de preguntar, de ilusión por comenzar algo nuevo. Reconozco que no he tenido demasiadas dificultades, o por lo menos echando la vista atrás no tengo esa sensación.

 


«No he tenido que hacer una gran inversión, porque yo trabajo con un teléfono, un ordenador, libreta y boli. Así que no tenía mucho que perder. Y mi familia me ha apoyado 100% desde el principio»


 

Iba a todas las charlas que veía de emprendimiento. En Fundesem, Mari Luz Pomares fue de las primeras personas a las que me atreví a contar lo que quería y me dio una visión distinta de lo que pensaba yo, que me hizo reconducir mi idea. Eva de Jovempa me ayudó mucho también, y todas las experiencias que oía de charlas de emprendedores, eran una motivación más. Las formaciones de Impulsa y Jovempa fueron y creo que aportan muchísima información e ideas, por lo menos en mi caso fue así. Incluso el gerente de mi último trabajo, me ayudó también con alguna idea. Y un buen asesor, también, es muy importante.

Un amigo me invitó a que me presentara en una charla de BNI, y de ahí surgió el primer cliente. También conocí el grupo de Networkeando, que también me abrió puertas.

Y el coworking de Hubitat de Mutxamel, fue mi pistoletazo de salida para descubrir lo que me encantan las formaciones, enseñar y ayudar.

En todos estos sitios, conoces gente que te van encadenando a otras, y sin darte cuenta empiezas a prestar servicio a alguien, ese alguien te recomienda a otra persona, y empiezas a abrir tu círculo.

 

¿Cuáles son los servicios que más demandan las empresas?

Muchas solicitan mail marketing o telemarketing porque creo que es lo más tedioso del mundo para un freelance, pero eso no es a lo que me dedico.

 


«Las empresas a las que yo me dirijo son pequeñas, muchas veces de sólo una persona. Y como todos los que somos autónomos, nos creemos que podemos hacer todo nosotros solos, y a veces no sabemos qué tipo de ayuda necesitamos»


 

Realmente, no veo en qué les puedo ayudar de verdad hasta que empiezas a ver sus procesos de trabajo. Normalmente, empezamos por la atención al cliente tanto telefónica como por correo. Pero luego, ves que les puedes ayudar con cosas sencillas, pero a la vez que quitan tiempo como simples anotaciones en agenda, gestiones de citas, organizar documentos en la nube, tener un Excel actualizado de diversos temas (eventos, incidencias…), tener las bases de datos de clientes completadas… Y también, enseñar a ser organizados implantando herramientas (en mi caso es Trello la que uso por defecto, la que recomiendo para la gestión de procesos y tareas y con la que yo trabajo) Ahí, es donde aparece la organización, la constancia y la disciplina. Todo eso requiere tiempo, y es donde entro yo.

 

¿Sientes que has tenido las mismas oportunidades como profesional por ser mujer?

Sí, no me he sentido en ningún momento discriminada por ser mujer.

 

¿Qué crees que puede hacer una empresa, en la actualidad, para incentivar la igualdad de género en su organización?

Creo que hay que normalizar la situación, y educar a los que vienen detrás para que la igualdad sea algo que viene dado. Yo creo que las nuevas generaciones ya lo ven todo bastante normalizado, pero muchas veces también es trabajo de casa. Creo que si se educa con el ejemplo, lo demás vendrá rodado. Por lo menos en mi casa intentamos que sea así.

 


«En las empresas hay que normalizar puestos de trabajo en los que se valore la aptitud y actitud de la persona, independientemente del género, y ya que estamos, de la edad»


 

No sé si hay realmente puestos que sólo puedan ser de hombres o mujeres, quizá por fuerza física, pero aún así…

Y sobre todo ayudar en la conciliación, pero una conciliación de verdad, no de boquilla. Si la empresa tiene personal suficiente y cualificado, y ayudas para sustituciones, no tiene que dar miedo una maternidad/paternidad. Y el tema de los horarios laborales, se pueden unificar o adaptar a las necesidades. Mientras no sean unos trabajos en los que sea necesario un horario de atención al cliente, creo que no habría problema de que el trabajo salga adelante. Ahí entra de nuevo la organización personal y laboral. Es que es importante para todo!

 

¿Tienes algún reto a la vista?

Quiero convencer al mundo de que la organización dentro de las empresas es básica y enseñar desde pequeños creo que es fundamental.

Así que enseñar en los institutos herramientas para aprender a organizarse es parte de mis objetivos. Creo que es un valor añadido a la hora de la búsqueda de un perfil, en cualquier sector. Las generaciones más jóvenes, saben usar mucha tecnología, redes sociales…, pero luego no saben sacarle partido a un Gmail, o saber organizar bien un Drive, o aprender a esquematizar pasos en un proceso de trabajo, hábitos de organización… Y a los profesores creo que también les ayudaría mucho. Pero hay que estar receptivo para querer ser organizado, y a veces cuesta.

5
798 visitas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar